XVII Domingo del Tiempo Ordinario (24 de julio)

Primera lectura

Lectura del libro del Génesis 18, 20-32

En aquellos días, el Señor dijo: «El clamor contra Sodoma y Gomorra es fuerte y su pecado es grave: voy a bajar, a ver si realmente sus acciones responden a la queja llegada a mí; y si no, lo sabré».

Los hombres se volvieron de allí y se dirigieron a Sodoma, mientras Abrahán seguía en pie ante el Señor.

Abrahán se acercó y le dijo: «¿Es que vas a destruir al inocente con el culpable? Si hay cincuenta inocentes en la ciudad, ¿los destruirás y no perdonarás el lugar por los cincuenta inocentes que hay en él? ¡Lejos de ti tal cosa!, matar al inocente con el culpable, de modo que la suerte del inocente sea como la del culpable; ¡lejos de ti! El juez de toda la tierra, ¿no hará justicia?».

El Señor contestó: «Si encuentro en la ciudad de Sodoma cincuenta inocentes, perdonaré a toda la ciudad en atención a ellos».

Abrahán respondió: «¡Me he atrevido a hablar a mi Señor, yo que soy polvo y ceniza! Y si faltan cinco para el número de cincuenta inocentes, ¿destruirás, por cinco, toda la ciudad?».

Respondió el Señor: «No la destruiré, si es que encuentro allí cuarenta y cinco».

Abrahán insistió: «Quizá no se encuentren más que cuarenta».

Él dijo: «En atención a los cuarenta, no lo haré».

Abrahán siguió hablando: «Que no se enfade mi Señor si sigo hablando. ¿Y si se encuentran treinta?».

Él contestó: «No lo haré, si encuentro allí treinta».

Insistió Abrahán: «Ya que me he atrevido a hablar a mi Señor, ¿y si se encuentran allí veinte?».

Respondió el Señor: «En atención a los veinte, no la destruiré».

Abrahán continuó: «Que no se enfade mi Señor si hablo una vez más: ¿Y si se encuentran diez?».

Contestó el Señor: «En atención a los diez, no la destruiré».

Palabra de Dios.

Salmo responsorial: Sal 137, 1-2a. 2bc-3. 6-7ab. 7c-8

R. Cuando te invoqué, me escuchaste, Señor.

Te doy gracias, Señor, de todo corazón,

porque escuchaste las palabras de mi boca;

delante de los ángeles tañeré para ti;

me postraré hacia tu santuario. R/.

Daré gracias a tu nombre:

por tu misericordia y tu lealtad,

porque tu promesa supera tu fama.

Cuando te invoqué, me escuchaste,

acreciste el valor en mi alma. R/.

El Señor es sublime, se fija en el humilde,

y de lejos conoce al soberbio.

Cuando camino entre peligros, me conservas la vida;

extiendes tu mano contra la ira de mi enemigo. R/.

Tu derecha me salva.

El Señor completará sus favores conmigo.

Señor, tu misericordia es eterna,

no abandones la obra de tus manos. R/.

Segunda lectura

Lectura de la carta del Apóstol San Pablo a los Colosenses 2, 12-14

Hermanos: Por el bautismo fuisteis sepultados con Cristo y habéis resucitado con él, por la fe en la fuerza de Dios que lo resucitó de los muertos.

Y a vosotros, que estabais muertos por vuestros pecados y la incircuncisión de vuestra carne, os vivificó con él.

Canceló la nota de cargo que nos condenaba con sus cláusulas contrarias a nosotros; la quitó de en medio, clavándola en la cruz.

Palabra de Dios.

Evangelio del día

Lectura del santo Evangelio según San Lucas 11, 1-13

Una vez que estaba Jesús orando en cierto lugar, cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: «Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a sus discípulos».

Él les dijo: «Cuando oréis, decid: “Padre, santificado sea tu nombre, venga tu reino, danos cada día nuestro pan cotidiano, perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todo el que nos debe, y no nos dejes caer en tentación”».

Y les dijo: «Suponed que alguno de vosotros tiene un amigo, y viene durante la medianoche y le dice: “Amigo, préstame tres panes, pues uno de mis amigos ha venido de viaje y no tengo nada que ofrecerle”; y, desde dentro, aquel le responde: “No me molestes; la puerta ya está cerrada; mis niños y yo estamos acostados; no puedo levantarme para dártelos”; os digo que, si no se levanta y se los da por ser amigo suyo, al menos por su importunidad se levantará y le dará cuanto necesite.

Pues yo os digo a vosotros: pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá; porque todo el que pide recibe, y el que busca halla, y al que llama se le abre.

¿Qué padre entre vosotros, si su hijo le pide un pez, le dará una serpiente en lugar del pez? ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión?

Si vosotros, pues, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¿cuánto más el Padre del cielo dará el Espíritu Santo a los que le piden?».

Palabra del Señor.

Reflexión

En el evangelio, San Lucas presta más atención a las enseñanzas de Jesús sobre la oración que cualquier otro escritor de los Evangelios. También menciona a Jesús en la oración más que los demás. En la lectura de hoy, desde el comienzo del capítulo 11 de su Evangelio, Lucas presenta el núcleo de la enseñanza de Jesús sobre la oración. Consiste en Jesús enseñando una oración a sus discípulos, una parábola sobre el prójimo persistente y asegurando que Dios escucha nuestras oraciones.

Los discípulos notan a Jesús orando “en cierto lugar”. Le piden que les enseñe a orar tal como Juan el Bautista había enseñado a sus discípulos. Jesús les enseña una versión sencilla de la oración cristiana más famosa, el Padre Nuestro o Padrenuestro. La versión de Mateo muestra signos de haber sido moldeada por la oración pública. La versión de Lucas es probablemente más cercana a la forma original que enseñó Jesús. Despojada de gran parte del lenguaje al que estamos acostumbrados, la versión de Lucas parece simple y directa. Oramos para que el nombre de Dios sea reconocido como santo y que su dominio sobre todo sea establecido. A esto le siguen peticiones por nuestras necesidades de pan, de perdón y de liberación. Lucas usa el lenguaje más teológico de “pecados” en lugar de “deudas”, que se usa en la versión de Mateo.

Habiendo enseñado a sus discípulos una oración sencilla y diaria, Jesús continúa asegurándoles que Dios contesta las oraciones. Primero cuenta una parábola sobre un vecino persistente que le pide pan a un amigo a medianoche. El amigo ya está en la cama y no tiene deseos de molestar a su familia abriendo la puerta. Pero como el vecino es persistente, el durmiente se levanta y le da todo lo que necesita. Si un vecino está dispuesto a ayudarnos si somos lo suficientemente persistentes, ¿cómo podría Dios no responder a nuestras peticiones?

Esta enseñanza concluye con el recordatorio de que, si buscamos, obtendremos una respuesta. Si un padre humano, con todas sus faltas, sabe dar buenas dádivas a sus hijos, ¿cuánto más nos dará nuestro Padre celestial? Sin embargo, en lugar de buenos dones, Lucas los sustituye por la palabra Espíritu Santo. Esto presagia el don del Espíritu Santo, que es central en la teología de Lucas y que desempeñará un papel importante en el crecimiento de la Iglesia primitiva después de Pentecostés.

La parábola y la enseñanza final de esta sección no deben llevarnos a pensar en la oración como una serie de peticiones presentadas a Dios. Más bien, como enseña Jesús en su oración modelo, la oración consiste en reconocer la santidad de Dios y su dominio sobre todas las cosas. La oración es un proyecto simple que logra mucho. Como proyecto, la oración es cosa del espíritu y no debe ser abordada mecánicamente. Desafortunadamente, la mayoría de nosotros hemos perdido el enfoque correcto de la oración y, por lo tanto, no estamos cerca de orar a pesar de todo el ruido que generamos en nombre de la oración. Pablo nos dice que: “No sabemos qué pedir, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles” (Rom 8, 26). Entonces, cada vez que nos falte sabiduría sobre cómo orar y por qué orar, debemos pedirle al Espíritu de Jesús que nos enseñe y nos ayude a orar.

P. Edward Julián Chacón Díaz
Misionero Redentorista