Martes 05 de julio

Primera lectura

Del profeta Oseas 8, 4-7. 11-13

Esto dice el Señor:

“Han nombrado reyes sin contar conmigo,

han escogido príncipes sin saberlo yo.

Con su oro y su plata se han hecho ídolos,

para su perdición.

Tu becerro, Samaria, es repulsivo

y mi ira arde contra él.

¿Hasta cuándo serán incapaces de purificarse

los hijos de Israel?

Un artesano ha hecho ese becerro, que no es Dios,

por eso quedará hecho trizas.

Siembran vientos y cosecharán tempestades;

su trigo no dará espigas, no producirá harina su grano,

y si la produce, los extranjeros se la comerán.

Efraín ha construido multitud de altares,

y sólo le han servido para pecar.

Aunque yo les escribiera todas mis leyes,

las ignorarían como si fueran de un extraño.

Aunque inmolen víctimas en mi honor

y coman su carne, no me dan gusto,

pues tengo presentes sus culpas

y castigaré sus pecados.

Por eso volverán a la esclavitud’’.

Palabra de Dios.

Salmo Responsorial: Sal 113B, 3-4. 5-6. 7ab-8. 9-10

R. Nosotros confiamos en el Señor.

Nuestro Dios está en el cielo,

y él ha hecho todo lo que quiso.

En cambio, los ídolos de los paganos son oro y plata,

son dioses hechos por artesanos. R.

Tienen boca, pero no hablan;

tienen ojos, pero no ven;

tienen orejas, pero no oyen;

tienen nariz, pero no huelen. R.

Tienen manos, pero no tocan;

tienen pies, pero no andan.

Que sean como ellos quienes los hacen

y cuantos confían en ellos. R.

Los hijos de Israel confían en el Señor:

él es su auxilio y su escudo;

los hijos de Aarón confían en el Señor:

él es su auxilio y su escudo.

Evangelio del día

Lectura del santo evangelio según San Mateo 9, 32-38

En aquel tiempo, llevaron ante Jesús a un hombre mudo, que estaba poseído por el demonio. Jesús expulsó al demonio y el mudo habló. La multitud, maravillada, decía: “Nunca se había visto nada semejante en Israel”. Pero los fariseos decían: “Expulsa a los demonios por autoridad del príncipe de los demonios”.

Jesús recorría todas las ciudades y los pueblos, enseñando en las sinagogas, predicando el Evangelio del Reino y curando toda enfermedad y dolencia. Al ver a las multitudes, se compadecía de ellas, porque estaban extenuadas y desamparadas, como ovejas sin pastor. Entonces dijo a sus discípulos: “La cosecha es mucha y los trabajadores, pocos. Rueguen, por lo tanto, al dueño de la mies que envíe trabajadores a sus campos”.

Palabra del Señor.

Reflexión

“Esta gente lo ha seguido siempre para escuchar su palabra. ¡una palabra que daba esperanza! Las palabras de Jesús dan siempre esperanza. Y también para tocar incluso sólo un borde de su manto. Jesús mismo buscaba a estas multitudes cansadas y agobiadas como ovejas sin pastor y las buscaba para anunciarles el Reino de Dios y para curar a muchos en el cuerpo y en el espíritu. Ahora los llama a todos a su lado: “Venid a mí”, y les promete alivio y consuelo. Esta invitación de Jesús se extiende hasta nuestros días, para llegar a muchos hermanos y hermanas oprimidos por precarias condiciones de vida, por situaciones existenciales difíciles y a veces privados de válidos puntos de referencia. En los países más pobres, pero también en las periferias de los países más ricos, se encuentran muchas personas cansadas y agobiadas bajo el peso insoportable del abandono y la indiferencia. La indiferencia: ¡cuánto mal hace a los necesitados la indiferencia humana! Y peor, ¡la indiferencia de los cristianos!  (Homilía del Papa Francisco, 13de julio de 2014).