El amor de madre según la Biblia

Este mensaje quiere destacar el amor de nuestras madres, por eso queremos brindarles una reflexión bíblica de algunas mujeres que con su testimonio maternal han sido ejemplo para las familias a lo largo de la historia.

La Biblia nos presenta varios ejemplos sobre el amor de una madre, es un amor incomparable a ningún otro sentimiento humano, un amor que da todo sin pedir nada a cambio, que protege con ternura y que perdona sin cesar, este amor solo lo da una Madre.

1) El amor de Agar por su hijo: Entonces ella fue y se sentó enfrente, como a un tiro de arco de distancia, porque dijo: “Que no vea yo morir al niño”. Y se sentó enfrente y alzó su voz y lloró (Gen 21,16).

2) El amor que tuvo la madre de Moisés: Pero no pudiendo ocultarlo por más tiempo, tomó una cestilla de juncos (cañas de papiro) y la cubrió con asfalto y brea. Entonces puso al niño en ella, y la colocó entre los juncos a la orilla del Nilo (Ex 2,3).


3) El amor que tuvo la madre de Samuel: Su madre le hacía una túnica pequeña cada año, y se la traía cuando subía con su marido a ofrecer el sacrificio anual (1Sam 2,19).


4) El amor de la madre en el tiempo de Salomón: Entonces la mujer de quien era el niño vivo habló al rey, pues estaba profundamente conmovida por su hijo, y dijo: “Oh, mi señor, dele a ella el niño vivo, y de ninguna manera lo mate”. Pero la otra decía: “No será ni mío ni tuyo; pártanlo” (1Re 3,26).

5) El amor que le manifestó María a Jesús cuando lo encontró en el Templo: Cuando sus padres lo vieron, se quedaron maravillados; y su madre le dijo: “Hijo, ¿por qué nos has tratado de esta manera? Mira, tu padre y yo te hemos estado buscando llenos de angustia” (Lc 2,48).

6) El valor que tuvo la madre de Jesús para poder soportar los padecimientos de su hijo: Y junto a la cruz de Jesús estaban Su madre, y la hermana de Su madre, María, la mujer de Cleofás, y María Magdalena (Jn 19,25).

Ante esto, ¿Qué actitud deberíamos tener hacia una madre? He aquí algunos deberes que como hijos tenemos con nuestra madre:

– Honrarla (Éx 20,12).

– Respetarla (Lv 19,3).

– No despreciarla. (Dt 27,16).

– No burlarse de ella (Prov 30,17).

– Obedecerle (Ef 6,1).

Nuestra madre es el regalo más hermoso que Dios nos ha dado, no la hagamos sufrir, tratémosla bien, es nuestra madre, cada día mostrémosle respeto y amor, de esta manera también le agradamos a Dios.

Aprovechamos este medio de comunicación también para felicitar y a agradecer a todas las madres por el amor que transmiten todos días.

¡Feliz mes de la madre!